Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El Blog de Daniel Higa Alquicira

Las elecciones infiltradas en México

3 Julio 2013, 09:13am

Publicado por daniel.higa.alquicira

Un nuevo proceso electoral está en puerta para 14 estados del país. Candidatos a diputados locales, alcaldes y una gubernatura (Baja California) están alistando sus cierres de campaña para el próximo 7 de julio, día en que serán las votaciones.

La  noticia no es el proceso electoral en sí, sino el contexto en el que se está desarrollando. En algunos municipios de Chihuahua, Tamaulipas, Durango y ciertas zonas del norte de Veracruz, las elecciones están resueltas. Ya se sabe desde ahorita quienes van a ganar y gracias a qué.

narcotrafico-mexico

El pasado 1 de julio asesinaron al candidato a la alcaldía de San Dimas (Durango) por el partido Movimiento Ciudadano (MC), Ricardo Reyes Zamudio. El 12 de junio el cadáver de Jaime Orozco Madrigal, candidato del PRI a la alcaldía del municipio Guadalupe y Calvo en el estado de Chihuahua, fue encontrado atado de pies y manos, con signos de tortura.

Apenas 3 días antes del hallazgo había sido secuestrado en las afueras de su casa por un grupo de desconocidos. En los municipios de Maguarichi y Gómez Farías en Chihuahua, candidatos del PAN han recibidos amenazas muerte y mensajes intimidatorios para declinar a favor del candidato del PRI.

En los municipios de Nazas, Canelas, Tamazula, San Pedro del Gallo, Hidalgo, Otáez y San Bernardo (Durango) y en Hidalgo y Miquihuana (Tamaulipas), el PRD no tiene candidatos por razones de seguridad. Prefirieron abandonar las candidaturas a competir en un ambiente de temor.

México pasó de una “dictadura perfecta” que duró 75 años a un periodo de transición democrático donde los procesos electorales eran razonablemente limpios y transparentes. Se fortalecieron las instituciones electorales y los votantes tenemos garantías de ejercer nuestro derecho de elegir al candidato que más nos convenga.

Pero todos los hechos que están sucediendo en algunos estados –del norte principalmente-, rompen con esta imagen de país democrático y nos mete en una realidad donde al parecer, se acabaron las elecciones limpias, no hay autoridades que vigilen el proceso y sobre todo, los ocupantes de los cargos de “elección popular” son elegidos previamente por acuerdos personales sin importar los resultados en las urnas.

Si la elecciones federales del 2012 ya estaban bajo sospecha por el hecho de que el crimen organizado pudiera tener influencia o incluso postular candidatos, ahora ya no hay duda de que en ciertas regiones, ellos han decidido ya los futuros gobernantes y representantes populares.

¿Pero qué implicaciones tiene esto? Más allá de que México está a punto de tener un estado con una narco-política innegable, estos hechos violentan aún más la vida de los ciudadanos.

Porque no se trata simplemente de que ciertos grupos vinculados al crimen organizado impongan a los candidatos, sino que una vez que asuman el pequeño poder que representa su puesto, tendrán que obedecer y gobernar de acuerdo a las necesidades y caprichos de estas organizaciones.

No solamente se pierde la posibilidad de un proceso electoral limpio y justo, se está perdiendo la esperanza de que la sociedad tenga instituciones fuertes que puedan someter a los delincuentes y en esa medida mejorar su calidad de vida.

Y esto de nueva cuenta nos remite a la tan mal lograda “guerra contra el crimen organizado”, que un ex presidente –del cual voy a omitir su nombre como una forma de reclamo y solidaridad con todas aquellas personas inocentes muertas y/o desaparecidas -, lanzó al mundo como una fórmula genial y “valiente” pero que se transformó en una de las peores pesadillas en la historia de México.

De tal forma que si de verdad era necesario actuar para frenar la infiltración del crimen organizado en la vida política del país, esta acción fracaso rotundamente. No solamente quedaron intactas las relaciones que los líderes criminales fueron tejiendo en las entrañas del poder, sino que ahora se dan el lujo de ser abiertamente los responsables de elegir a los gobernantes en los sitios donde tienen control.

Dirán que esto pasa solamente en algunos municipios; que son casos aislados; que las elecciones están limpias y son garantía de parcialidad y limpieza. Lo malo, es que son claras señales de que nos acercamos velozmente a un estado fallido.

Malos augurios presagian tiempos difíciles para los presidentes municipales, diputados locales y cualquier otro representante, que se atreva a no obedecer las órdenes de quien es estos momentos son el verdadero poder en ciertos poblados y municipios del país.

Y pésimos augurios son estos para la democracia en México. Apenas nos estamos acomodando y aprendiendo de la vida democrática, cuando ya hay elementos para suponer que en realidad, nunca hemos dejado de tener un sistema político maquillado, superfluo y corrupto, que sigue permitiendo viejos vicios en regiones alejadas del glamour de las grandes ciudades.

Seguimos pues en la lógica de “plata o plomo” en temas político-electorales. Siendo razonablemente objetivos, quién diablos va a arriesgar su vida por una presidencia municipal, alcaldía o diputación local si en ello te va la vida.

 

Solo los extremadamente valientes, los enfermos de poder y riqueza o los que tienen intereses compartidos con el crimen organizado, serán los que se atrevan a gobernar regiones azotadas por el miedo, los asesinatos y los desaparecidos… ¡Orgullosa democracia mexicana!

http://daniel-higa-alquicira.suite101.net/  

 twitter@danielhiga_al


Comentar este post