Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El Blog de Daniel Higa Alquicira

La desesperación de los españoles

30 Septiembre 2012, 20:40pm

Publicado por daniel.higa.alquicira

madrid-25-s.jpgMadrid ha sido el escenario de eventos que son una muestra clara de la desesperación que viven actualmente los españoles. La tarde del martes, la policía arremetió contra un grupo de manifestantes -6 mil según las autoridades- que intentaron cercar de “forma pacífica” la sede del Congreso para protestar en contra de las medidas adoptadas por el gobierno de Mariano Rajoy en materia económica.

 El zafarrancho dejó 35 detenidos y decenas de heridos. Las imágenes son claras y evidencian la actuación de la policía que literalmente arremetió contra todo lo que estuviera enfrente sin importar si eran mujeres, ancianos, niños o periodistas.

El argumento de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, es que había un “grupo de anarquistas” que estaban listos para atacar con piedras a las fuerzas del orden y que luego pretendían ingresar al Congreso.

En la nota publicada en el diario El País, dice lo siguiente: “Según la delegada, la policía ‘recibió un ataque desproporcionado’ con lanzamiento de ‘piedras, tornillos, botellas’ y otros objetos. Cifuentes, que ayer comparó la convocatoria con el golpe de Estado del 23-F al igual que María Dolores de Cospedal, ha culpado de los incidentes a ‘radicales y antisistema’ y ha lamentado que concluyera así una manifestación que era ‘pacífica’ hasta que estos grupos entraron en acción”.

Es muy probable que sí estuvieran presente en la congregación del 25-S –como se le denominó a esta marcha- esos grupos violentos y extremistas; pero la realidad indica que la gran mayoría eran personas que sufren el desempleo, la pobreza, la falta de oportunidades y ahora los recortes presupuestarios a los programas sociales en aras de salvaguardar la frágil economía española.

Desesperados los españoles han salido a las calles a manifestarse, ha demostrar que no están de acuerdo con las medidas económicas adoptadas. Quieren hacerle saber al mundo que son más de cinco millones de desempleados (en paro como dicen ellos) y que su situación no mejora.

No les ha quedado otra que organizarse –muchas veces convocados a través de las redes sociales-, ocupar los espacios públicos más emblemáticos de la capital española y gritar su descontento ante las medidas adoptadas tras la crisis económica y que en corto plazo los ha afectado aún más.

Ahora en su gira por Nueva York, Mariano Rajoy alabó a todos esos españoles que se quedan en su casa y no protestas.

“Permítanme que haga (…) un reconocimiento a la mayoría de españoles que no se manifiestan, que no salen en las portadas de la prensa y que no abren los telediarios. Esa inmensa mayoría está trabajando, el que puede, dando lo mejor de sí para lograr ese objetivo nacional que nos compete a todos, que es salir de esta crisis”, señaló el mandatario español.

 

Esto es una muestra de lo que quiere y está buscando (o lo están obligando) el gobierno español. Es decir, una sociedad muda y ciega a su realidad. Que no tenga capacidad de juicio para determinar a qué tiene derecho y mucho menos  exigirle a sus gobernantes que trabajen por y para ellos. Esta es la nueva democracia española, con una clase gobernante cerrada y autoritaria.

Pero más allá de lo que pueda decir Rajoy, el PP, Cristina Cifuentes o cualquier político vinculado al gobierno, la realidad poco a poco empieza a demostrarle al mundo el verdadero momento que se vive en España.

Hay una gran desesperación de las clases sociales bajas. Sus aspiraciones se acaban, las oportunidades de un mejor futuro se esfuman y más del 10% de la población total no tiene forma de conseguir empleos. Esto está provocando una fuerte presión hacia el gobierno y lo están apretando con marchas, plantones y manifestaciones de rechazo.

Por su parte, los órganos financieros europeos están obligando al gobierno español a adoptar medidas financieras que apuntalen su endeble  macroeconomía, aunque esto signifique destruir la economía familiar de millones de personas.

Y en medio, está el gobierno que  en su desesperación por salvar sus finanzas, se pone del lado de los poderosos y aplica todo lo que le indiquen asumiendo que es lo mejor para su país. Por eso estás acciones, estos abusos de autoridad y estos arranques brabucones de su clase gobernante.

Esto es como una olla de presión en donde la sociedad empuja hacia arriba para salvar un poco de sus sueños, pero desde muy arriba los poderosos del mundo financiero empujan hacia abajo para que sus medidas y sus directrices económicas se apliquen sin recelo. Y en la parte central está el gobierno que -todo parece indicar-, va a empezar a empujar hacia abajo para aplastar a los que quieren un cambio y mejorías en la calidad de vida.

Como dice el viejo y conocido refrán “quien trabaja para dos jefes con uno queda mal” y seguramente el gobierno español no va a quedar mal con los poderosos del dinero. Estas son las democracias modernas: no importan las urnas, importa solamente lo que digan los gigantes del mundo financiero… que estos son el verdadero poder detrás del poder.

http://daniel-higa-alquicira.suite101.net/

twitter@danielhiga_al

 

 

Comentar este post