Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El Blog de Daniel Higa Alquicira

Educando con derechos y engaños

27 Agosto 2013, 09:52am

Publicado por daniel.higa.alquicira

La famosa Reforma Educativa promovida por el gobierno federal y por el Pacto por México, se está convirtiendo en una bomba de tiempo. Al legislarse las leyes secundarias de esta reforma, militantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la  Educación (CNTE) han invadido las calles de la capital de país para manifestar su desacuerdo y hacer visible un posible “engaño” por parte de las autoridades, al no incluir sus propuestas en estas nuevas legislaciones.

cnte.jpg

Ya no es raro que los maestros disidentes se instalen en el Zócalo capitalino o que marchen por las calles de la Ciudad de México, pero ahora tienen cercado el recinto de la Cámara de Diputados y ya entraron de forma violenta para evitar las aprobaciones; bloquearon los accesos al Aeropuerto Internacional y tienen programadas movilizaciones para el próximo primero de septiembre, día del primer informe de gobierno de Peña Nieto.

Estas acciones han provocado efectos en muchos frentes. A nivel político, el gobierno federal se encuentra con el rostro de un movimiento que ha ido creciendo y que puede ser factor aglutinante para otros movimientos que seguramente se manifestarán por las otras reformas pendientes.

Por su parte, los legisladores –muy a su estilo- han tomado esta situación como el mejor pretexto para reclamarle a todo mundo –a Mancera, a los maestros, a otros grupos parlamentarios- de que así  no hay garantías para “trabajar” y dejan sus responsabilidades de lado.

De tal forma que la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la Ley General de Educación ya han sido aprobadas; y la Ley General del Servicio Profesional Docente ya está lista para ser aprobada, pero la CNTE la detuvo con su ingresó furibundo a la Cámara.

A nivel social poco a poco se empieza a abrir más la brecha entre movimientos sociales como este y la solidaridad de la población para con ellos. Cada vez son más los afectados por los plantones, marchas o bloqueos de calles y por consiguiente cada vez es menos la aceptación y apoyo hacia los manifestantes. Es decir, los ciudadanos están hartos de ser los principales afectados y los únicos que no pueden hacer nada. Ya ni reclamar es bueno.

Se nos presenta pues un ring de boxeo en donde las autoridades federales hacen como que escuchan, las autoridades locales no pueden actuar porque los acusan de ser represivos y autoritarios y quienes reciben los golpes bajos son los ciudadanos, que ven cómo sus actividades programadas para un día cualquiera se escabullen entre gritos, mantas y comunicados oficiales.

Pero a pesar de que esto parece que ya lo vimos muchas veces y que no es nuevo, ahora está mucho en juego para el gobierno federal y sus reformas futuras. Si el movimiento de la CNTE sigue creciendo, va dar pie a que otras organizaciones y sindicatos –o al menos sus miembros dicientes-  se vayan organizando para tomar las calles y “luchar por sus derechos” una vez que las leyes –energética y fiscal- pendientes sean discutidas y eventualmente aprobadas.

Fue fácil para los líderes del PRD, PAN y PRI decir que ellos también saben tomar las calles y luchar por la aprobación de las leyes; ahora las calles están tomadas y ellos son los primeros en hacer declaraciones en contra de estas acciones. Que no está por demás decirlo, es parte del derecho que tenemos todos los ciudadanos de manifestarnos libremente por algo en lo que no se está de acuerdo.

Pero en ¿dónde terminan los derechos de unos y empiezan los derechos de los otros? Una de las grandes paradojas del mundo democrático actual, en donde se llega al límite de luchar por lo que uno cree que es justo y se termina trasgrediendo los derechos de otros.  La CNTE puede salir a las calles, pero no es justo ni justificable que afecten a cientos de personas -que además no tienen porque padecerlo- a perder vuelos o no poder trasladarse por la ciudad.

Pero de nueva cuenta llegamos a un punto en donde se demuestra que la vida política en México no ha cambiado en lo más mínimo. La CNTE acusa al gobierno federal por haberlos engañado y no tomar en cuenta sus propuestas para la elaboración de las leyes secundarias, lo que sería un grave error por parte de las autoridades y un síntoma de que el círculo en el poder sigue teniendo una doble cara.

 

Los legisladores ya aseguraron que no hay marcha atrás en las leyes de la reforma educativa, los maestros no se van a ir del DF, el gobierno federal intenta dialogar con los dirigentes de la CNTE y esto puede ser preludio de muchas historias futuras parecidas pero con otros protagonistas… Mientras tanto los derechos de los ciudadanos a transitar libremente se pisotean y se pisotean.

Comentar este post